Vigilancia bolivariana

  Como si no hubiéramos tenido suficiente con el descubrimiento del espionaje en Estados Unidos – y en el mundo, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) colocará una imagen bastante sugerente en las boletas de su partido.

Los ojos del fallecido presidente Hugo Chávez se ubicarán en la parte superior de los papeles para la votación en las elecciones municipales del 8 de diciembre.

Hemos hecho algunos ajustes y colocado símbolos identificados con nuestro compañero Hugo Chávez, nuestro líder y guía. Es la nueva tarjeta del PSUV por la cual los hogares de la Patria van a salir a votar“, precisó Diosdao Cabello, vicepresidente del partido en funciones actualmente en Venezuela.

Chávez presente en las boletas electorales municipales

Chávez presente en las boletas electorales municipales

Más allá del recorte sugerente del PSUV o del abuso de la imagen del líder muerto en 2012, estas elecciones son un proceso en el que el chavismo, ahogado por el desabastecimiento, la inseguridad y la ausencia de Hugo Chávez, medirá sus fuerzas frente  a la oposición.

Estos comicios tienen como fin elegir a los representantes municipales de entre una lista de más de 16.880 candidatos, según datos del Consejo Nacional Electoral venezolano.

Y aunque ya hay voces que dicen que en estas elecciones Venezuela se juega la centralización de su gobierno – al estilo del comunismo soviético- vs una repartición democrática de los poderes regionales, lo cierto es que la importancia de esta votación es relativa.

Sin embargo, esto no quita que PSUV se deje la piel para poder obtener buenos resultados electorales, y como ya ha hecho en otras ocasiones, refuerza las misiones y el plan Casa por Casa, un programa destinado a ayudar a las familias pobres.

“Este programa viene a combatir la guerra económica y seguimos nosotros desplegados en la calle para ofrecer al pueblo la máxima suma de felicidad posible”, señaló Ronald Rivas, vicepresidente de Gestión Institucional de Mercal.

La máxima suma de felicidad posible será, sin dudas, la que tendrá su partido si logra reafirmar su liderazgo entre el dividido pueblo venezolano. Mientras tanto los demás esperamos y miramos, como Chávez, qué solución ofrecen los políticos a la crisis de liderazgo que atraviesa el país latinoamericano.

Anuncios