Transgénicos: conflicto mundial

Flickr. Miguel Garces

Flickr. Miguel Garces

Los transgénicos u Organismos Genéticamente Modificados (OGM) constituyen una de las tecnologías más controvertidas. Existen dos principales sistemas regulatorios: los de Europa y los de Estados Unidos. Estos contienen grandes diferencias y sus luchas han afectado en gran medida a la investigación y inversión y no han permitido decisiones sobre su cultivo a nivel mundial.

En Europa los transgénicos están regulados por la Directiva 2001/18/CE, integrada en la legislación española por la Ley 9/2003, y dos Reglamentos: 1829/2003 y 1830/2003. Una directiva que a pesar de las restricciones permite su expansión.

Un articulo de esta directiva otorga el derecho a los Estados miembros para decidir las medidas de coexistencia destinadas a evitar la presencia de OMG’S en cultivos convencionales. No obstante, el Tribunal de Justicia de la UE dictaminó en 2012 (Sentencia C-36/11) que los Estados Miembros no pueden supeditar el cultivo de transgénicos sin haber sido autorizados por la regulación comunitaria.

Actualmente, varios Estados Miembros han exigido que se establezca una cláusula que les permita excluirse voluntariamente de las regulaciones sobre el cultivo de transgénicos. Algunos de estos Estados Miembros quisieron prohibir el cultivo de transgénicos, pero la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) no consideró justificadas científicamente dichas prohibiciones, como ocurrió inicialmente en el caso de Francia. En otros países como Austria, Polonia, Hungría, Grecia, Luxemburgo y Alemania, las prohibiciones tuvieron que pasar por la Comisión.

 

El maíz BT español, el 90% de los cultivos UE

Sweet corn on the cob [foto de Wayne Truong, via Flickr]

Sweet corn on the cob [foto de Wayne Truong, via Flickr]

España se ha convertido en el líder europeo de cultivos transgénicos. Un país con gran falta de información, transparencia y una baja movilización social que permite a los lobbies  actuar sin problemas.

España tiene en la actualidad la mayor tasa de adopción de maíz Bt de la UE, desde que se introdujo por primera vez en 1998. En 2012 se cultivaron más de 120 hectáreas de maíz Bt en España – 19.5% más que en el año precedente – representando el 90 por ciento de los cultivos transgénicos de la U.E.

El mundo de los transgénicos se ha convertido en un conflicto mundial, los intereses, el negocio, que hay detrás es aún desconocido. Faltan requisitos, procedimientos transparentes, hay una información muy limitada. La mayoría de agricultores ignoran la proporción de los efectos a largo plazo en la salud y en el medio ambiente y se necesitan más estudios científicos independientes: En lugar de llevarse a cabo por el CSIC (la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas), los estudios se elaboran primero por las propias compañías, tras realizar únicamente un test de 90 días, claramente insuficiente comparado con el periodo de dos años requerido para productos farmacéuticos.

Extraído del artículo de Paula- Fernández- Wullf  originalmente publicado en inglés en la revista Our World 2.0 de la Universidad de las Naciones Unidas.

MARIA GOBERN

@mariagobern

maria.gobern@gmail.com

Anuncios