Aumentan los suicidios en Europa, EE.UU. y Canadá desde que comenzó la crisis

Los “suicidios económicos”, aquellos que se atribuyen a la crisis económica, se han relacionado con al menos 10.000 casos entre 2008 y 2010 en Europa y en Norteamérica. Es la principal conclusión de un estudio de investigadores del Reino Unido que se ha publicado recientemente en la revista British Journal of Psychiatry. Según este estudio, la pérdida del empleo, los embargos de las propiedades y las deudas aumentan los pensamientos suicidas.

La investigación también indica que existen medidas para prevenir los suicidios, como incrementar las ayudas y los programas para que los desempleados se reincorporen al mercado laboral. De hecho, una de las observaciones es que en los países donde los gobiernos realizan inversiones en políticas preventivas, se ha logrado una reducción de los suicidios, por lo que recomiendan trabajar en estrategias de salud mental y en políticas laborales donde se tenga en cuenta el bienestar de los trabajadores. Según afirman en el estudio, por cada inversión de 100 dólares (aproximadamente 74 euros) en programas de empleo activo se redujo la asociación de desempleo y suicidio un 0,4% en las recesiones europeas entre 1970 y 2007. Así, Austria, Suecia y Finlandia aparecen como ejemplos de países en los que la tasa de suicidio no ha aumentado de manera notable a pesar del aumento del desempleo durante la recesión.

El informe afirma que hay una relación directa entre la crisis y los suicidios, que se hicieron más comunes cuando comenzó “la profunda recesión” y los Estados implementaron medidas de austeridad que afectaron a la mayoría de la población.

El estudio, firmado por investigadores de la Universidad de Oxford y la Escuela Europea de Salud Pública de Londres, señala que “las crisis económicas tienen un efecto agravante en la tendencia suicida“.

Para calcular el incremento de la tasa de suicidios han tomado como base datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la Unión Europea (24 países de los que se tiene información), Estados Unidos y Canadá.

Sobre Europa apuntan que, mientras en 2007 la tasa de suicidios había caído, la tendencia se revirtió y se produjeron 7.950 suicidios adicionales entre ese año y 2010. En EE. UU., la tasa aumentó un 4,8% respecto a periodos anteriores y hubo 4.750 suicidios más.

La mayoría de los suicidios son una consecuencia de una depresión clínica, pero hasta la fecha no existen pruebas de que los tratamientos médicos puedan proteger ante esta provocación de la crisis. Los científicos que han desarrollado la investigación afirman que “estos datos revelan una inminente crisis de salud mental en Europa y América del Norte”, ya que los suicidios “son sólo la punta del iceberg”.

Elena González
@elenagm86

 

Anuncios